jueves, febrero 26, 2009

Cyrano de Bergerac (Edmund Rostand)


Mucho habría que decir: ¿el orgullo impide amar? ¿O está el corazón del egoísta tan lleno ya, que solo caben los demás cómo comparsas que anestesien la necesidad de creernos buenos? De cualquier forma este personaje no es simple marioneta, no repele porque es auténtico, es él mismo, un hombre de honor que incluso renuncia al amor por amistad y por miedo. Un personaje auténtico que manifiesta la grandeza y la miseria del hombre: la grandeza del sacrificio por amistad y la miseria de no sentirnos queridos, y vernos en la necesidad de jugar nosotros ese papel. La nariz, su orgullo, su miseria, que ve como barrera para el verdadero amor. Se convierte por miedo, en emblema de una vida, la suya, que necesitaba urgentemente de un amor tan grande tan grande, que no ignorase sus defectos, sino que los transformase en motivos de agradecimiento. En fin, no es sencillo entender lo que he dicho, como disculpa por el pedaleo místico ahí va mi parte favorita:

¿Y qué tengo que hacer?¿Buscarme un valedor poderoso, un buen amo, y al igual que la hiedra, que se enrosca en un ramo buscando en casa ajena protección y refuerzo, trepar con artimañas, en vez de con esfuerzo?No, gracias.¿Ser esclavo, como tantos lo son, de algún hombre importante? ¿Servirle de bufón con la vil pretensión de que algún verso mío dibuje una sonrisa en su rostro sombrío?No, gracias.¿O tragarme cada mañana un sapo, llevar el pecho hundido, la ropa hecha un harapo de tanto arrodillarme con aire servicial?¿Sobrevivir a expensas de mi espina dorsal?No, gracias.¿Ser como ésos que veis a Dios rogando –oh, hipócritas malditos– y el mazo dando? ¿Y que, con la esperanza de alguna sinecura, atufan con incienso a quien se les procura?No gracias.¿Arrastrarme de salón en salón hasta verme perdido en mi propia ambición? ¿O navegar con remos hechos de madrigales y, por viento, el suspiro de doncellas banales?No gracias.¿Publicar poniendo yo el dinero de mi propio bolsillo?Muchas gracias, no quiero.¿Hacerme nombrar papa en esas chirigotas que en los cafés celebran, reunidos, los idiotas?No gracias.¿Desvivirme para forjarme un nombre que tenga el endiosado lo que no tiene de hombre?No, gracias.¿Afiliarme a un club de marionetas? ¿Querer a toda costa salir en las gacetas? ¿Y decirme a mí mismo: no hay nada que me importe con tal de que mi ingenio se cotice en la Corte?No, gracias.¿Ser miedoso? ¿Calculador? ¿Cobarde? ¿Tener con mil visitas ocupada la tarde? ¿Utilizar mi pluma para escribir falacias?No gracias, compañero. La respuesta es: no gracias.Cantar, soñar, en cambio. Estar solo, ser libre.Que mis ojos destellen y mi garganta vibre.Ponerme, si me place, el sombrero al revés,batirme por capricho o hacer un entremés.Trabajar sin afán de gloria o de fortuna.Imaginar que marcho a conquistar la Luna.No escribir nunca nada que no rime conmigo y decirme, modesto:ah, mi pequeño amigo, que te basten las hojas, las flores y las frutas,siempre que en tu jardín sea donde las recojas.Y si por suerte un día logras la gloria así,no habrás de darle al César lo que él no te dio a ti.Que a tu mérito dabas tu ventura, no a medra,y en resumen, que haciendo lo que no hace la hiedra,aun cuando te faltare la robustez del roble,lo que pierdas de grande, no te falte de noble

7 comentarios:

Hilario dijo...

Yo sólo he visto la película, y me gustó mucho. Necesitaba un empujón para coger el libro, y tú me lo has dado.

Mundi dijo...

Bien, lo de empujar me encanta en el fútbol, pero sobre todo en la literatura.Muchas gracias por tu comentario.

Fón dijo...

;-) Te he de decir que lo empecé y no sé porque... no me enteré bien de los personajes siendo teatro, no me enganchó... Igual esperaba encontrar el texto que has copiado en toda la obra... Quizá algún día, vuelva a él.

Anónimo dijo...

fón, puede ser que el libro sea un desastre y la película no. le tengo una manía a la edición de austral... una vez representamos un trozo (todo el mundo ha hecho eso alguna vez) y cogimos el texto del doblaje de la peli, para que veas.
y mundi, no creo que cyrano haga ningún sacrificio por amistad. cyrano se vuelve loco por ser amado (por ser amado como él cree que debe ser amado, con la intensidad que merece) y por eso se arrima a otras relaciones sentimentales, para recoger su parte, para sentir lo que merece de eso que se está desperdiciando en otros.
cyrano es una película triste.
javi

Mundi dijo...

Bien, aceptemos que es un personaje triste, pero son los hechos y no las palabras los que configuran a los personajes y cuando uno que yo me sé va a morir, cyrano no se sacrifica pór sí mismo sino para hacer feliz a ese otro.

Mundi dijo...

Fon, tengo una edición de Cyrano solo para ti.

raybanoutlet001 dijo...

replica watches
nike huarache
nike air huarache
true religion jeans sale
michael kors outlet
browns jerseys
cheap oakley sunglasses
ralph lauren
kate spade
ralph lauren outlet online
2017.4.2