lunes, noviembre 10, 2008

Mis gloriosos hermanos (Howard Fast)

En ocasiones me encuentro sin un libro que leer y es extraño y solitario y crea un hueco así como de tedio. En ocasiones tengo un libro que leer pero cada página está hecha de plomo, pesadas, tan solo con girar tres o cuatro parece que acabas de subir el Everest.

Es en esos momentos cuando uno agradece los personajes heroicos, que con su afán te llevan sin cansancio de una parte a otra. La lectura entonces parece la pedalada de Miguelón subiendo el Alpe d'Huez, cadencial, ligera y elegante. Las páginas pasan y la historia nos cala.

Este libro es de los personajes. Son tan generosamente grandes, que una vez dibujados, el argumento debería haber sido rematadamente malo para que el libro no cuajara. Para colmo el argumento, excepto alguna que otra parte, lleva ligera la lectura.

Cuando hablo de personajes grandes me refiero al Adón Matatías, a Judas y sobre todo a Simón. Cada vez que aparecen, que actúan, que hablan todo lo que les envuelve se difumina y el lector solo tiene ojos para ellos. Intuimos que las palabras escritas en el papel son solo la superficie de una personalidad que se ahonda. Los personajes tienen una historia personal que da cordura a todas sus acciones. A mí me atrapa eso, ver cómo el odio, el amor, el miedo, al lealtad de los hombres se refleja en sus palabras y acciones. Me atrapa ver a cinco hermanos dispuestos a todo por su Dios y su familia. Las batallas, las flechas, las correrías de una parte a otra de su país son grandiosas pero más grandioso aun es lo que las alimenta: el ansia de libertad y el amor de un pueblo a su Dios.

7 comentarios:

ibor dijo...

yeeee mundi como molan tus libros. Tio esta pagina es la caña

Mundi dijo...

Ibor Gracias por tu comentario, a ver cuando haces tú un comentario de un libro que te leas y lo colgamos.

Fón dijo...

Nunca habia pensado en eso, que el personaje sea tan gigantesco que trascienda a la historia misma. Es interesante. No sé de que se hace un personaje así tan, verosimil, heroico y con el que empatizas... siempre he pensado que el autor tiene que haber conocido alguien así, o serlo él, o haberlo leído ¿no? Imagino que no sale de la nada... pero, ¿cómo conseguir esa personalidad del carácter, y no hacer personajes planos o estereotipados?

Imagino que tu velocidad lectora será ya varias hojas por minuto ;) sigue leyendo y sigue contándonos.
Por cierto, me tengo que acabar el Quijote (me leí la primera parte), cada vez que lo recuerdo tengo ganas de retomarlo. Hay pocos libros que se sigan disfrutando sin estar ya leyéndolos.. es extraño.
¿o es una característica de los clásicos?
Como ves muchas preguntas, una última: ¿vas al seminario de cultura visual de mainel?
1 abraz

Mundi dijo...

Ay joven, todo esto merece un liquido amarillo para responderlo. Pero a la última sí iré.
Thenks a lot for your comentary (se dice asín?)

Fón dijo...

chaval o una comida con el líquido dorado. jueves o viernes... a las 14:45. Si pots;-)

Mistral dijo...

No logro encontrar este libro, por supuesto mi biblioteca no lo tiene. Es por eso que lo he pasado a mi lista de libros segunda mano....tras tu comentario seguro que cael.

Don Raimundo dijo...

Animo Mistral, además la satisfacción de encontrar un libro perdido es bastante estupenda.
Gracias por tu comentario